La paciencia tendría que ser un producto comercializable, un bien inagotable expuesto en los lineales de cualquier tienda. El artículo más cotizado del mercado debido a su elevada demanda. El mundo sería un lugar más amable si la humanidad, sabedora de esa necesidad, tuviera que consumir paciencia a diario. Parecerá que estamos removiendo conciencias para crear algún tipo de adicción, pero la cosa no va por ahí. Hemos repetido hasta la saciedad que nuestro único objetivo, ante todo, eres tú. Y como agente inmobiliario que eres te habrás dado cuenta de que la prudencia – otro concepto imprescindible e infravalorado – es una cualidad que deberías ostentar para encarar la venta de una casa. Empresa complicada donde las haya, ¿no crees? Y duradera. Muy duradera. El intervalo de tiempo comprendido entre la publicación del anuncio (siempre en Globaliza, gracias) y el cierre de la operación suele ser largo; el estrés y los meses pueden provocar más de una cana. De ahí que en este portal queramos ayudarte a acortar esa eternidad. Hoy te daremos algunas técnicas para abreviar la espera, para que la venta de la propiedad se produzca en un periquete. Aprende a dominar tus nervios, que todo llega.


Empuña tus nuevas armas para ganar esta batalla.


Los errores más comunes

La red de inmobiliarias Monapart identificó en su día las equivocaciones más frecuentes que sueles cometer cuando, sediento de beneficios, pones una casa a la venta. Rémoras que entorpecen tu camino y que debes evitar a toda costa. Anótalas en tu cuaderno de bitácora:



  • Tasación incorrecta de la vivienda
  • Desconocimiento del mercado local
  • Ineficacia en la gestión de la operación

Una vez puestos sobre la mesa los obstáculos que malogran la operación, perpetuándola hasta la desesperación, deberías afanarte en aplicar estos trucos para que tu vivienda exude aromas apetitosos. Imposible obviarlos; demasiado atrayentes.



1. Tasación precisa de la vivienda

El precio tiene que ajustarse a la realidad. No puedes ir por libre en esto del sector inmobiliario. Debes adaptarte a lo que decreta el mercado, acomodarte a sus idas y venidas. Conocer el balanceo de los precios te ayudará a fijar el importe de la vivienda, por eso tu mejor opción pasa por acudir a una empresa tasadora de renombre. Fiabilidad sin margen de error.



2. Estrategia de marketing

Una estrategia bien elaborada equivale a una victoria asegurada. Debes trazar un plan de marketing que sea variado, con un contenido rico y de calidad. De otro modo, ¿cómo pretendes enganchar a tu público? Tienes ante ti multitud de platos de los que puedes ir picoteando: un poco de aquí y un poco de allá. Portales inmobiliarios, email marketingredes sociales… No basta con prometer el oro y el moro durante las visitas que recibes.



3. Reformas necesarias

Échale un vistazo a la casa y luego no mientas. En serio: ¿qué ves? Un baño más antiguo que María Castaña, unas tuberías más atascadas que la M-30, un suelo que parece un puzle sin montar… Vaya, parece que alguien busca una empresa de reformas, ¿no es así? Ya sabemos que el concepto renovación va ligado al de gastos. ¿Pero has pensado en los beneficios que sacarás de esas obras? Porque según Monapart, el público suele valorar las mejoras de la casa un 25 % por encima de su precio real.


¿Qué más necesitas para llevarlas a cabo?



4. La ambientación de la casa

La imagen tiene que cuidarse. Y aquí no venimos a defender los mandatos que reinan en la sociedad actual, donde la superficialidad es la ley y la estética su principal artículo. Lo que queremos expresar es que la vivienda – engalanada como si de una primera cita se tratase – tiene que causar una buena primera impresión. El posible cliente tiene que abandonar la propiedad como si Cupido hubiese hecho de las suyas, con el corazón latiendo al ritmo de tambores de guerra. Tendrás que cuidar la presentación de la casa; su belleza deberá entrar por los ojos.



5. Un plano de la vivienda no hace daño

Extender un mapa del territorio que vayas a ofertar se entiende como una ayuda inestimable; son pocos los vendedores que demuestran un grado de empatía tan elevado. Si añades en tu anuncio un plano de la vivienda, un croquis de la superficie que pisará el futuro propietario, los interesados aporrearán la puerta del inmueble hasta casi echarla abajo. ¡Les faltará un ariete! ¿Tú sabes el trabajo que le estarás ahorrando al comprador? No tendrán que imaginarse la estructura de la casa a través de tu descripción; se la estarás poniendo delante de sus ojos.



6. Feedback inmediato    

No tardes demasiado en contestar las dudas, consultas o preguntas que mortifiquen a los candidatos. Para la persona que se lanza a la búsqueda inmobiliaria, una respuesta a tiempo es una caricia que atenúa su desazón. Dice mucho de quien está intentando vender la propiedad. Por otro lado, cabe resaltar una evidencia en la que tal vez ahora no caes; igual los árboles te impiden ver el bosque: si eres rápido resolviendo interrogantes, estarás acelerando el proceso de venta. ¿No te habías dado cuenta?

Ya puedes poner en práctica estos consejos si quieres vender la casa en menos de diez meses. ¿Que por qué decimos diez meses? Porque en España tardamos ese tiempo en cerrar una transacción inmobiliaria.

Supercasa es un proyecto desarrollado con un fuerte respeto a los valores de las personas, nuestros clientes y nuestros asociados.

Como empresa somos profesionales en nuestra actividad, con un alto conocimiento del mercado y una alta disposición a dar valor a las propiedade de nuestros clientes.

Ramón Manthobany Jiménez
Gerente general